Robots en la construccion

Aprovechar la presencia de robots humanoides en un proyecto de construcción, está cada vez más cerca de convertirse en una realidad cotidiana.

Recientemente, el Instituto Nacional de Tecnología y Ciencia Industrial Avanzada (AIST) de Japón ha desarrollado un prototipo de robot humanoide, capaz de ofrecer un trabajo de gran calidad y eficiencia, que aportaría importantes ventajas al sector.

Desde Japón presentan el nuevo HRP-5P

El robot humanoide que estos investigadores han desarrollado se presenta con las siglas de HRP-5P.

Se trata de un prototipo, que según los investigadores cuenta con unas capacidades físicas insuperables.

Si este prototipo cumple las exigentes expectativas que se tienen con él, podría ser un elemento de gran utilidad en proyectos de edificación o de montajes de grandes estructuras. Según sus prestaciones, podría participar en la construcción de aviones y barcos.

¿Qué es capaz de hacer HRP-5P?

El prototipo presentado de HRP-5P tiene 182 centímetros de alto y un peso de 101 kilogramos. Sin embargo, más que sus dimensiones físicas, lo importante es su potencial de resistencia e inteligencia. gracias a un equilibrio entre ambas, el robot humanoide puede ejecutar trabajos de gran precisión en obras de determinadas características.

Entre los ejemplos demostrados que se han dado a conocer con HRP-5P, el robot ha podido instalar de manera completamente autónoma (sin ayuda adicional) objetos que eran muy pesados y tenían grandes dimensiones, como sucede con los paneles de yeso.

Gracias a su tecnología de sistematización inteligente, el robot humanoide puede reconocer objetos, así como planificar y controlar los movimientos que va a realizar para ejecutar la tarea configurada.

Cada uno de sus brazos extendido de forma horizontal puede soportar 2,9 Kg de peso. Además, se ha configurado las diferentes partes de su cuerpo, para que en total disfrute de hasta 37 grados de libertad de movimiento (en cuello, cintura, brazos, manos y piernas).

De esta forma, el robot realiza movimientos muy parecidos a los de cualquier persona, aunque con notables ventajas. Por ejemplo, en la cintura llega a moverse hasta 300 grados, respecto a los 80 grados que puede un ser humano de media. Igual sucede con la cadera y las piernas, que llegan a 202 grados de extensión, frente a los 140 grados de las personas.

Además de su capacidad física, este robot humanoide también cuenta con sensores en la cabeza, con los que puede realizar mediciones en 3D de todo su entorno de una manera constante.

Aún cuando su visión está bloqueada por otros objetos, HRP-5P puede seguir realizando esta medición 3D.

Los investigadores han conseguido incluso que el robot identifique hasta 10 tipos de regiones de objetos 2D, alcanzando una precisión que llega al 90% y en entornos con poca iluminación.

Ventajas de los robots humanoides en construcción

Contar con robots humanoides en un proyecto de construcción puede ofrecer grandes ventajas. La primera de ellas, aliviar de los trabajos pesados a los profesionales, que pueden dedicarse a otras responsabilidades, acelerando a su vez el tiempo de ejecución.

Estos desarrollos también están pensados para ejecutar trabajos potencialmente peligrosos, que con su ayuda no tendrían que desarrollar las personas y poner en riesgo su vida.

El hecho de buscar una configuración física similar a la del ser humano es que su integración en los trabajos sea mucho más fácil y natural. Además, con este desarrollo físico, sus movimientos son muy parecidos a los de las personas, por lo que no hay que modificar ningún elemento del proyecto o de las instalaciones, para que pueda desarrollar perfectamente su trabajo.

De forma más concreta en Japón, los robots humanoides tienen la ventaja de acatar el problema de la baja natalidad, que está provocando una creciente oferta no cubierta de trabajo en algunas industrias como la de construcción.