Hablar del Cable inglés de Almería es hablar de un pedazo de historia de Andalucía, de cuando las extracciones de hierro en la zona oriental de esta comunidad autónoma eran la clave de la industria británica.

Ahora, casi 120 años después de su inauguración, esta monstruosa construcción cuyo aspecto recuerda de lejos a la Torre Eiffel parisina está a punto de renacer, solo que esta vez convertida en un centro de ocio como no se ha visto antes en la ciudad. Hoy, en el blog de Seranco, hablamos de la transformación del Cable Inglés y de lo que ha supuesto esta obra tanto para la empresa como para la propia ciudad.

Qué es el Cable Inglés

El Cable Inglés es una construcción de principios del siglo XX que forma parte de la historia de Almería y que data de cuando la ciudad se convirtió en el principal puerto que nutría de hierro al Reino Unido. Una etapa industrial única en Andalucía y que a día de hoy sigue estando reflejada en la capital gracias a la conservación de este muelle de carga elevado.

Catalogado como Bien de Interés Cultural, esta construcción de cerca de 100 metros de largo y que alcanza los 17 metros de altura se convirtió en la solución perfecta para cargar los barcos ingleses del hierro que se extraía en Granada y que ponía rumbo a Glasgow después.

De este modo se ponía fin al problema de que el mineral de hierro fuese acumulándose sin que los trabajadores diesen abasto a cargarlo en los barcos conforme llegaba de la ciudad de la Alhambra. Al fin y al cabo, el muelle está a menos de un kilómetro de la estación de tren de Almería, por lo que únicamente hacía falta una conexión entre ambos puntos.

La encargada de poner en pie el Cable Inglés fue la empresa extractora, The Alquife Mines and Railways Company, y más de un siglo después recordamos todo esto en el blog de Seranco porque la compañía ha tenido el honor de hacerse cargo de la rehabilitación de una de las construcciones más emblemáticas de Almería.

Concesión de la obra a Seranco

Seranco, en colaboración con Holstein, fue la empresa elegida para rehabilitar el que sin duda es uno de los enclaves más especiales de la costa almeriense. Había que reparar los cimientos de una construcción que en su día no se construyó pensando en que necesitaba de una gran resistencia, pero quizás no que terminaría durando más de un siglo en pie.

La tarea, de dos fases, incluía también una posterior obra complementaria que daría como resultado un nuevo paseo marítimo para los almerienses, que podrían transitar sobre el Cable Inglés para disfrutar de un maravilloso mirador con vistas a la bahía de Almería.

Gracias a la inversión de la Autoridad Portuaria de Almería y de los ministerios de Cultura y Deporte y de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, rescatar esta parte de la historia de la ciudad y ponerla al servicio de la sociedad no solo ha sido posible, sino que además se ha convertido en una de las acciones más icónicas que hemos tenido la oportunidad de contar hasta ahora en el blog de Seranco.

Evolución de las obras

A día de hoy, con la primera y la segunda fase de las obras ya concluidas por Seranco a falta de los últimos retoques, se espera que la financiación de la tercera fase permita convertir el Cable Inglés de Almería en mucho más que una zona de paseo.

Los 1.900 metros cuadrados que hay al final de los 700 metros que se adentran en el mar desde el parque de la Estación aguardan para devolver la vida a esta cargadero de mineral, solo que ahora lo hará convertido en una zona de ocio de lo más vanguardista.

Con la pavimentación ya concluida, habiendo comprobado ya las increíbles vistas de las que podrán disfrutar sus visitantes, ahora solo falta que se materialicen proyectos como un centro de interpretación para visitantes, una sala de exposiciones o un restaurante, además de los ascensores panorámicos que prometen convertir al renovado Cable Inglés en una de las zonas con más vida de Almería.